3

AÑO 2017

OCTUBRE • NOVIEMBRE • DICIEMBRE

Psicosomática Infanto-Juvenil

AUTORES

Anaïs Orobitg1,
Míriam Sánchez2

1Psicóloga. Consejo de Redacción (C:R).
2Colaboradora (C:R)

Descarga el artículo en pdf
Journal of American Academy of Child and Adolescent Psychiatry 2017

Brain Structural Correlates of Subclinical Obsessive-Compulsive Symptoms in Healthy Children

M. Suñol, O. Contreras-Rodríguez, D. Macià, G. Martínez-Vilavella, I. Martínez-Zalacaín, M. Subirà, J. Pujol, J. Sunyer, C. Soriano-Mas

La finalidad de este estudio es investigar las características volumétricas del cerebro asociadas con los síntomas obsesivos-compulsivos, así como también las variables sexo y edad en una muestra de niños anos.

Se obtuvo una muestra de 250 niños sanos, evaluados mediante el Inventario Obsesivo-Compulsivo versión infantil, y sometidos a una resonancia magnética estructural cerebral. Se correlacionaron los síntomas específicos con los volúmenes de materia gris y blanca. También se vincularon los factores sexo y edad con el objetivo de determinar el efecto de estas variables en la morfometría cerebral.

Los resultados mostraron asociación entre los síntomas obsesivos-compulsivos con características volumétricas específicas cerebrales (materia gris y blanca). Así pues, podría valorarse como factor de riesgo en el Trastorno Obsesivo-Compulsivo.

Journal of Child Psychology and Psychiatry 2017

Evaluating social (pragmatic) communication disorder

W. Mandy, A. Wang, I. Lee, D. Skuse

El Trastorno de la Comunicación Social se ha incluido como novedad en el DSM-5, y se caracteriza por dificultades en la comunicación social (TCS), tanto verbal como no verbal. El presente estudio pretende determinar la validez del Trastorno de la Comunicación Social (pragmático) a través de la identificación y descripción de casos. Asimismo, también procura investigar si los síntomas de este trastorno son distintos a los del Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Participaron un total de 1.081 niños y jóvenes de edades comprendidas entre 4 y 18 años. Para su evaluación, se utilizaron diferentes cuestionarios a padres: Entrevista de desarrollo, dimensional y diagnóstica (3Di), la Lista de verificación de comunicación infantil (CCC) y el Cuestionario de fortalezas y dificultades (SDQ).

Los resultados no mostraron diferencias significativas a nivel cualitativo entre el Trastorno de Comunicación Social y TEA. Sin embargo, detalla aquellos rasgos autistas que no cumplen con los criterios para el diagnóstico TEA.  De esta manera, el Trastorno de Comunicación Social puede ser de utilidad clínica a la hora de identificar a menores con rasgos autistas que no son significativos para el diagnóstico de TEA, pero que requieren de necesidades específicas.

Child Development 2017

Nonverbal Executive Function is Mediated by Language: A Study of Deaf and Hearing Children

N. Botting, A. Jones, Ch. Marshall, T. Denmark, J. Atkinson, G. Morgan

Distintos estudios han demostrado la clara asociación entre el lenguaje y las funciones ejecutivas (FE). Este último concepto se define como el conjunto complejo de habilidades cognitivas que nos permiten coordinar procesos mentales y manipular información, resolver problemas novedosos, secuenciar información y generar nuevas estrategias para lograr objetivos de una manera flexible (Elliolt, 2003; Funahashi, 2001).  El lenguaje también es una habilidad fundamental para el desarrollo, y se constata que está altamente interrelacionado con las funciones ejecutivas.

El objetivo de este estudio fue determinar si una habilidad es más dependiente de la otra. Por este motivo, la muestra se hizo comparando los resultados en la evaluación del lenguaje y de tareas de funciones ejecutivas no verbales de niños sordos (n=108) con niños que oyen (n=125). De esta manera, se evalúa la variable sordera ya que conlleva dificultades del lenguaje con base sensorial, y no cognitiva.

Los resultados mostraron que los niños sordos obtuvieron un rendimiento significativamente menor en las tareas de funciones ejecutivas, aun teniendo controladas las variables de inteligencia no verbal y velocidad de procesamiento.

En conclusión, las funciones ejecutivas están moderadas por el lenguaje. No obstante, no hay evidencia significativa de que el lenguaje esté mediado por las funciones ejecutivas. De tal manera que estos hallazgos sugieren que el lenguaje es la clave para el rendimiento de las funciones ejecutivas, y no a la inversa.

Journal of Abnormal Child Psychology(November), 1-9. https://doi.org/10.1007/s10802-017-0354-x

Victimización del grupo de iguales en Educación Primaria como marcador atenuado de riesgo de arresto en la edad adulta

Peer Victimization during Middle Childhood as a Marker of Attenuated Risk for Adult Arrest

Schwartz D, Lansford JE, Dodge KA, et al. (2017)

Esta investigación longitudinal examinó las interacciones entre agresión y victimización de los iguales en la infancia en la predicción de arresto en la edad adulta en 388(198 hombres, 190 mujeres) participantes. La victimización de iguales y la agresión fueron evaluados mediante “The peer nomination Inventory” en Educación Primaria, y los arrestos en la edad adulta mediante cuestionarios autoadministrados y la revisión de los registros tribunales. Las agresiones tempranas fueron vinculadas con el arresto, pero solo para aquellos jóvenes que raramente eran victimizados por los compañeros. A pesar de que investigaciones anteriores hayan observado jóvenes que son a la vez agresivos y victimizados como el subgrupo de alto riesgo, los resultados del presente estudio sugieren que los atributos comportamentales y psicológicos de estos niños puede atenuar trayectorias de problemáticas antisociales.

Journal of Eating Disorders, (November) 5:52. https://doi.org/10.1186/s40337-017-0182-y

Seguimiento de 10 años de pacientes que han terminado y abandonado el tratamiento integrado en grupos de Terapia Cognitivo Conductual para Trastornos de Conducta Alimentaria

A 10 year follow-up study of completers versus drop-outs following treatment with an integrated cognitive-behavioral group therapy for eating disorders

Y. Okamoto, Y. Miyake, I. Nagasawa, K. Shishida (2017)

Se comparó la evolución del pronóstico a los 10 años entre los pacientes que completaron los grupos contra los que abandonaron. Con una muestra de 65 pacientes con TCA (100% mujeres, japonesas) se examinó los efectos del terminar el grupo de TCC en su pronóstico. El BMI medio al inicio era de 17,7 ± 2,0. y se compararon la sintomatología, los estados de ánimo, los estilos de afrontamiento y autoestima antes y después de la terapia (10 sesiones) y pasados 10 años. Al finalizar el tratamiento, decrecieron las puntuaciones del Eating Attitudes Test, las puntuaciones de depresión del Profile Mood States, y del Coping Inventory en situaciones estresantes, mientras que las puntuaciones del Rosenberg’s Self-Esteem Scale aumentaron. En cuanto al seguimiento de los 10 años, el grupo que completó la TCC tenía más pacientes con un buen pronóstico y, en concordancia, el grupo de abandono tuvo pacientes con peores pronósticos. Concluyendo, el grupo terapéutico de TCC da a los pacientes la oportunidad de crear relaciones con sus iguales y les ayuda a desarrollar la comunicación y habilidades de socialización. Además, en las sesiones grupales, los pacientes desarrollaron el insight mediante la escucha a los otros miembros del grupo y el desarrollo de relaciones interpersonales. Y aunque el efecto puede ser temporal, la experiencia de la terapia grupal aporta esperanza para el paciente y aumenta la probabilidad de que siga con el tratamiento.

Journal of Clinical Child & Adolescent Psychology, (October), 1-11. https://doi.org/10.1080/15374416.2017.1390755

Insatisfacción con la Imagen Corporal y las trayectorias de la Ansiedad en la Adolescencia

Body Image Dissatisfaction and Anxiety Trajectories During Adolescence

A. Vannucci, C. McCauley (2017)

El objetivo principal fue examinar las asociaciones entre la insatisfacción base con la imagen corporal y la subsiguiente trayectoria de la ansiedad en una muestra variada de 581 adolescentes (edad media 16,1, SD=0,7; 58% chicas; 65% no-hispano blanco) procedentes de institutos públicos de EE.UU. Se administraron cuestionarios autoadministrados en 3 evaluaciones distintas. Una mayor insatisfacción con la imagen corporal en la línea base resultó significativamente asociada con mayor sintomatología inicial del Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG), Trastorno de Ansiedad (TA), Trastorno de Ansiedad Social (TAS), y evitación significativa de la escuela, pero no se relacionó con la sintomatología del Trastorno de Ansiedad por Separación (TAS).

Mayor insatisfacción corporal de base también fue asociada con reducción atenuada en la sintomatología del Trastorno de Ansiedad Social (TAS) a lo largo del tiempo (p = 0,001). Entre los adolescentes con únicamente baja sintomatología ansiosa de base, una mayor puntuación en insatisfacción corporal se asoció con reducción atenuada de sintomatología TAS (p = 0,01) y mayor aumento en sintomatología de Trastorno de Ansiedad (p = 0,02). No se encontraron relaciones entre la insatisfacción con la imagen corporal y los cambios en TAG, TAS, ni Evitación Significativa de la escuela (ps= 0,11-0,94). Los hallazgos sugieren que la insatisfacción con la imagen corporal está asociada con sintomatología concurrente de múltiples trastornos de ansiedad y que pueden tener un vínculo con las sintomatologías de TAS y TA durante la adolescencia.

Psicosom. psiquiatr. 2017;(1)3:68-71.